Uso de técnicas de reconstrucción tridimensional para la docencia en Medicina Veterinaria

Tomografía computerizada

Resumen

En los últimos años la plastinación ha comenzado a revolucionar la forma en que la anatomía humana y veterinaria se puede presentar a los estudiantes. Los especímenes plastinados también se han utilizado como recursos para mejorar la calidad de la enseñanza y el aprendizaje de la anatomía y las enfermedades clínicas. Muchas fuentes describen diferentes opciones para mejorar el aprendizaje anatómico de los estudiantes a través de una mayor motivación, incluyendo a las modernas técnicas de imagen como la ecografía, la resonancia magnética o la tomografía computarizada. La tomografía computarizada (TC) es una técnica de diagnóstico por imagen que utiliza rayos X como su fuente de imagen. La radiación transmitida se calcula mediante un detector conectado a un ordenador para el análisis utilizando un algoritmo matemático, que reconstruye la información como una imagen tomográfica (Grossman, 1990). Cuando se compara con la radiografía convencional, el formato de imagen digital de la TC da como resultado un contraste mejorado del tejido. Los avances recientes en la tecnología de CT implican la aplicación de software informático para la generación de la construcción tridimensional (3D) de un área de interés anatómico. Esta técnica requiere de múltiples imágenes de sección delgada y las ventajas de este procedimiento son que el detalle anatómico se mejora y las estructuras óseas son analizadas con diferentes grados de rotación (Kraus et al., 1997). La reconstrucción de la TC se ha aplicado previamente en el estudio anatómico de animales pequeños. El objetivo de esta comunicación es el uso de esta técnica como otra herramienta para la docencia en el grado en veterinaria, aportando además ejemplos diferentes de su uso. Se obtuvieron imágenes transversales de 2 mm de grosor de dos potros y un perro. Las imágenes proporcionaron un excelente detalle de las estructuras anatómicas relevantes e información detallada sobre el alcance de la enfermedad y la discriminación precisa de las enfermedades neoplásicas frente a las no neoplásicas. El uso de esta tecnología de imagen puede facilitar la enseñanza de la anatomía a los estudiantes de veterinaria, permitiendo la visión de las estructuras de una manera 3D realista, además de la visualización del hueso, la red vascular y de tejidos blandos seleccionados en una imagen 3D sin superposición de otras estructuras, eliminando las dificultades de visualizar la extensión de procesos y facilitando ver la capacidad invasiva de diferentes tipos de neoplasias. La reconstrucción tridimensional puede ser una ayuda diagnóstica valiosa para la evaluación clínica de varios trastornos y podría utilizarse como una herramienta para la enseñanza de la anatomía en las facultades de veterinaria, ya que este procedimiento elimina las dificultades de visualizar las diferentes estructuras anatómicas en dibujos o dibujos lineales usados en la mayoría de los textos de anatomía estudiantil.

Biografía del autor

##submission.authorWithAffiliation##
En los últimos años la plastinación ha comenzado a revolucionar la forma en que la anatomía humana y veterinaria se puede presentar a los estudiantes. Los especímenes plastinados también se han utilizado como recursos para mejorar la calidad de la enseñanza y el aprendizaje de la anatomía y las enfermedades clínicas. Muchas fuentes describen diferentes opciones para mejorar el aprendizaje anatómico de los estudiantes a través de una mayor motivación, incluyendo a las modernas técnicas de imagen como la ecografía, la resonancia magnética o la tomografía computarizada. La tomografía computarizada (TC) es una técnica de diagnóstico por imagen que utiliza rayos X como su fuente de imagen. La radiación transmitida se calcula mediante un detector conectado a un ordenador para el análisis utilizando un algoritmo matemático, que reconstruye la información como una imagen tomográfica (Grossman, 1990). Cuando se compara con la radiografía convencional, el formato de imagen digital de la TC da como resultado un contraste mejorado del tejido. Los avances recientes en la tecnología de CT implican la aplicación de software informático para la generación de la construcción tridimensional (3D) de un área de interés anatómico. Esta técnica requiere de múltiples imágenes de sección delgada y las ventajas de este procedimiento son que el detalle anatómico se mejora y las estructuras óseas son analizadas con diferentes grados de rotación (Kraus et al., 1997). La reconstrucción de la TC se ha aplicado previamente en el estudio anatómico de animales pequeños. El objetivo de esta comunicación es el uso de esta técnica como otra herramienta para la docencia en el grado en veterinaria, aportando además ejemplos diferentes de su uso. Se obtuvieron imágenes transversales de 2 mm de grosor de dos potros y un perro. Las imágenes proporcionaron un excelente detalle de las estructuras anatómicas relevantes e información detallada sobre el alcance de la enfermedad y la discriminación precisa de las enfermedades neoplásicas frente a las no neoplásicas. El uso de esta tecnología de imagen puede facilitar la enseñanza de la anatomía a los estudiantes de veterinaria, permitiendo la visión de las estructuras de una manera 3D realista, además de la visualización del hueso, la red vascular y de tejidos blandos seleccionados en una imagen 3D sin superposición de otras estructuras, eliminando las dificultades de visualizar la extensión de procesos y facilitando ver la capacidad invasiva de diferentes tipos de neoplasias. La reconstrucción tridimensional puede ser una ayuda diagnóstica valiosa para la evaluación clínica de varios trastornos y podría utilizarse como una herramienta para la enseñanza de la anatomía en las facultades de veterinaria, ya que este procedimiento elimina las dificultades de visualizar las diferentes estructuras anatómicas en dibujos o dibujos lineales usados en la mayoría de los textos de anatomía estudiantil.
##submission.authorWithAffiliation##
En los últimos años la plastinación ha comenzado a revolucionar la forma en que la anatomía humana y veterinaria se puede presentar a los estudiantes. Los especímenes plastinados también se han utilizado como recursos para mejorar la calidad de la enseñanza y el aprendizaje de la anatomía y las enfermedades clínicas. Muchas fuentes describen diferentes opciones para mejorar el aprendizaje anatómico de los estudiantes a través de una mayor motivación, incluyendo a las modernas técnicas de imagen como la ecografía, la resonancia magnética o la tomografía computarizada. La tomografía computarizada (TC) es una técnica de diagnóstico por imagen que utiliza rayos X como su fuente de imagen. La radiación transmitida se calcula mediante un detector conectado a un ordenador para el análisis utilizando un algoritmo matemático, que reconstruye la información como una imagen tomográfica (Grossman, 1990). Cuando se compara con la radiografía convencional, el formato de imagen digital de la TC da como resultado un contraste mejorado del tejido. Los avances recientes en la tecnología de CT implican la aplicación de software informático para la generación de la construcción tridimensional (3D) de un área de interés anatómico. Esta técnica requiere de múltiples imágenes de sección delgada y las ventajas de este procedimiento son que el detalle anatómico se mejora y las estructuras óseas son analizadas con diferentes grados de rotación (Kraus et al., 1997). La reconstrucción de la TC se ha aplicado previamente en el estudio anatómico de animales pequeños. El objetivo de esta comunicación es el uso de esta técnica como otra herramienta para la docencia en el grado en veterinaria, aportando además ejemplos diferentes de su uso. Se obtuvieron imágenes transversales de 2 mm de grosor de dos potros y un perro. Las imágenes proporcionaron un excelente detalle de las estructuras anatómicas relevantes e información detallada sobre el alcance de la enfermedad y la discriminación precisa de las enfermedades neoplásicas frente a las no neoplásicas. El uso de esta tecnología de imagen puede facilitar la enseñanza de la anatomía a los estudiantes de veterinaria, permitiendo la visión de las estructuras de una manera 3D realista, además de la visualización del hueso, la red vascular y de tejidos blandos seleccionados en una imagen 3D sin superposición de otras estructuras, eliminando las dificultades de visualizar la extensión de procesos y facilitando ver la capacidad invasiva de diferentes tipos de neoplasias. La reconstrucción tridimensional puede ser una ayuda diagnóstica valiosa para la evaluación clínica de varios trastornos y podría utilizarse como una herramienta para la enseñanza de la anatomía en las facultades de veterinaria, ya que este procedimiento elimina las dificultades de visualizar las diferentes estructuras anatómicas en dibujos o dibujos lineales usados en la mayoría de los textos de anatomía estudiantil.
##submission.authorWithAffiliation##
En los últimos años la plastinación ha comenzado a revolucionar la forma en que la anatomía humana y veterinaria se puede presentar a los estudiantes. Los especímenes plastinados también se han utilizado como recursos para mejorar la calidad de la enseñanza y el aprendizaje de la anatomía y las enfermedades clínicas. Muchas fuentes describen diferentes opciones para mejorar el aprendizaje anatómico de los estudiantes a través de una mayor motivación, incluyendo a las modernas técnicas de imagen como la ecografía, la resonancia magnética o la tomografía computarizada. La tomografía computarizada (TC) es una técnica de diagnóstico por imagen que utiliza rayos X como su fuente de imagen. La radiación transmitida se calcula mediante un detector conectado a un ordenador para el análisis utilizando un algoritmo matemático, que reconstruye la información como una imagen tomográfica (Grossman, 1990). Cuando se compara con la radiografía convencional, el formato de imagen digital de la TC da como resultado un contraste mejorado del tejido. Los avances recientes en la tecnología de CT implican la aplicación de software informático para la generación de la construcción tridimensional (3D) de un área de interés anatómico. Esta técnica requiere de múltiples imágenes de sección delgada y las ventajas de este procedimiento son que el detalle anatómico se mejora y las estructuras óseas son analizadas con diferentes grados de rotación (Kraus et al., 1997). La reconstrucción de la TC se ha aplicado previamente en el estudio anatómico de animales pequeños. El objetivo de esta comunicación es el uso de esta técnica como otra herramienta para la docencia en el grado en veterinaria, aportando además ejemplos diferentes de su uso. Se obtuvieron imágenes transversales de 2 mm de grosor de dos potros y un perro. Las imágenes proporcionaron un excelente detalle de las estructuras anatómicas relevantes e información detallada sobre el alcance de la enfermedad y la discriminación precisa de las enfermedades neoplásicas frente a las no neoplásicas. El uso de esta tecnología de imagen puede facilitar la enseñanza de la anatomía a los estudiantes de veterinaria, permitiendo la visión de las estructuras de una manera 3D realista, además de la visualización del hueso, la red vascular y de tejidos blandos seleccionados en una imagen 3D sin superposición de otras estructuras, eliminando las dificultades de visualizar la extensión de procesos y facilitando ver la capacidad invasiva de diferentes tipos de neoplasias. La reconstrucción tridimensional puede ser una ayuda diagnóstica valiosa para la evaluación clínica de varios trastornos y podría utilizarse como una herramienta para la enseñanza de la anatomía en las facultades de veterinaria, ya que este procedimiento elimina las dificultades de visualizar las diferentes estructuras anatómicas en dibujos o dibujos lineales usados en la mayoría de los textos de anatomía estudiantil.
##submission.authorWithAffiliation##
En los últimos años la plastinación ha comenzado a revolucionar la forma en que la anatomía humana y veterinaria se puede presentar a los estudiantes. Los especímenes plastinados también se han utilizado como recursos para mejorar la calidad de la enseñanza y el aprendizaje de la anatomía y las enfermedades clínicas. Muchas fuentes describen diferentes opciones para mejorar el aprendizaje anatómico de los estudiantes a través de una mayor motivación, incluyendo a las modernas técnicas de imagen como la ecografía, la resonancia magnética o la tomografía computarizada. La tomografía computarizada (TC) es una técnica de diagnóstico por imagen que utiliza rayos X como su fuente de imagen. La radiación transmitida se calcula mediante un detector conectado a un ordenador para el análisis utilizando un algoritmo matemático, que reconstruye la información como una imagen tomográfica (Grossman, 1990). Cuando se compara con la radiografía convencional, el formato de imagen digital de la TC da como resultado un contraste mejorado del tejido. Los avances recientes en la tecnología de CT implican la aplicación de software informático para la generación de la construcción tridimensional (3D) de un área de interés anatómico. Esta técnica requiere de múltiples imágenes de sección delgada y las ventajas de este procedimiento son que el detalle anatómico se mejora y las estructuras óseas son analizadas con diferentes grados de rotación (Kraus et al., 1997). La reconstrucción de la TC se ha aplicado previamente en el estudio anatómico de animales pequeños. El objetivo de esta comunicación es el uso de esta técnica como otra herramienta para la docencia en el grado en veterinaria, aportando además ejemplos diferentes de su uso. Se obtuvieron imágenes transversales de 2 mm de grosor de dos potros y un perro. Las imágenes proporcionaron un excelente detalle de las estructuras anatómicas relevantes e información detallada sobre el alcance de la enfermedad y la discriminación precisa de las enfermedades neoplásicas frente a las no neoplásicas. El uso de esta tecnología de imagen puede facilitar la enseñanza de la anatomía a los estudiantes de veterinaria, permitiendo la visión de las estructuras de una manera 3D realista, además de la visualización del hueso, la red vascular y de tejidos blandos seleccionados en una imagen 3D sin superposición de otras estructuras, eliminando las dificultades de visualizar la extensión de procesos y facilitando ver la capacidad invasiva de diferentes tipos de neoplasias. La reconstrucción tridimensional puede ser una ayuda diagnóstica valiosa para la evaluación clínica de varios trastornos y podría utilizarse como una herramienta para la enseñanza de la anatomía en las facultades de veterinaria, ya que este procedimiento elimina las dificultades de visualizar las diferentes estructuras anatómicas en dibujos o dibujos lineales usados en la mayoría de los textos de anatomía estudiantil.
##submission.authorWithAffiliation##
En los últimos años la plastinación ha comenzado a revolucionar la forma en que la anatomía humana y veterinaria se puede presentar a los estudiantes. Los especímenes plastinados también se han utilizado como recursos para mejorar la calidad de la enseñanza y el aprendizaje de la anatomía y las enfermedades clínicas. Muchas fuentes describen diferentes opciones para mejorar el aprendizaje anatómico de los estudiantes a través de una mayor motivación, incluyendo a las modernas técnicas de imagen como la ecografía, la resonancia magnética o la tomografía computarizada. La tomografía computarizada (TC) es una técnica de diagnóstico por imagen que utiliza rayos X como su fuente de imagen. La radiación transmitida se calcula mediante un detector conectado a un ordenador para el análisis utilizando un algoritmo matemático, que reconstruye la información como una imagen tomográfica (Grossman, 1990). Cuando se compara con la radiografía convencional, el formato de imagen digital de la TC da como resultado un contraste mejorado del tejido. Los avances recientes en la tecnología de CT implican la aplicación de software informático para la generación de la construcción tridimensional (3D) de un área de interés anatómico. Esta técnica requiere de múltiples imágenes de sección delgada y las ventajas de este procedimiento son que el detalle anatómico se mejora y las estructuras óseas son analizadas con diferentes grados de rotación (Kraus et al., 1997). La reconstrucción de la TC se ha aplicado previamente en el estudio anatómico de animales pequeños. El objetivo de esta comunicación es el uso de esta técnica como otra herramienta para la docencia en el grado en veterinaria, aportando además ejemplos diferentes de su uso. Se obtuvieron imágenes transversales de 2 mm de grosor de dos potros y un perro. Las imágenes proporcionaron un excelente detalle de las estructuras anatómicas relevantes e información detallada sobre el alcance de la enfermedad y la discriminación precisa de las enfermedades neoplásicas frente a las no neoplásicas. El uso de esta tecnología de imagen puede facilitar la enseñanza de la anatomía a los estudiantes de veterinaria, permitiendo la visión de las estructuras de una manera 3D realista, además de la visualización del hueso, la red vascular y de tejidos blandos seleccionados en una imagen 3D sin superposición de otras estructuras, eliminando las dificultades de visualizar la extensión de procesos y facilitando ver la capacidad invasiva de diferentes tipos de neoplasias. La reconstrucción tridimensional puede ser una ayuda diagnóstica valiosa para la evaluación clínica de varios trastornos y podría utilizarse como una herramienta para la enseñanza de la anatomía en las facultades de veterinaria, ya que este procedimiento elimina las dificultades de visualizar las diferentes estructuras anatómicas en dibujos o dibujos lineales usados en la mayoría de los textos de anatomía estudiantil.
José Manuel Vilar Guerreño
   
Publicado
2017-06-19
##submission.howToCite##
JABER, José Raduán et al. Uso de técnicas de reconstrucción tridimensional para la docencia en Medicina Veterinaria. VetDoc. Revista de Docencia Veterinaria, [S.l.], v. 2, n. 2, p. 96-97, jun. 2017. ISSN 2445-1754. Disponible en: <http://vetdoc.es/index.php?journal=vetdoc&page=article&op=view&path%5B%5D=136>. Fecha de acceso: 25 nov. 2017