Debates en el grado de veterinaria: una experiencia desde la ética y la implicación profesional

  • Marcos Pérez López Profesor titular
  • María Prado Míguez Santiyán
  • Ana Lourdes Oropesa
  • Francisco Soler
Palabras clave: veterinaria, debate, deontología, discusión, ética

Resumen

Introducción Es imposible escapar a los dilemas éticos que se plantean en el ejercicio de la medicina veterinaria, lo que debe impeler a los estudiantes a un constante debate con compañeros, futuros colegas y población en general (De Graaf, 2005). En el presente trabajo se muestran los resultados sumamente estimulantes que una actividad como el debate en la asignatura de “Ética, Legislación y Peritación Veterinaria” (2º curso del grado) está consiguiendo en nuestros estudiantes desde hace dos cursos. Métodos La experiencia (inicialmente desarrollada en la asignatura similar del grado de Bioquímica) comenzó de forma tímida, con la inclusión de uno o dos casos clínicos controvertidos al finalizar algunas de las prácticas laboratoriales habituales. Casos en los que los alumnos, en grupos reducidos, opinaban acerca de actitudes de sus futuros compañeros veterinarios, ante situaciones reales en el quehacer diario de nuestra profesión. Pero con el tiempo se constató que esa “pequeña” inserción no era suficiente, pues el propio alumnado demandaba más actividades similares. Por ello se inició una nueva práctica, no centrada ya exclusivamente en actos clínicas, sino con una perspectiva más amplia, englobando desde, por ejemplo, el campo de la experimentación animal, a la eutanasia, la clonación de embriones humanos, o las repercusiones que el copiar en un examen podrían tener tanto en el grupo como en el alumno de forma individual. Resultados y Discusión A lo largo del desarrollo de esta actividad, y tras unas ligeras anotaciones sobre psicología y ética social, el docente expone los casos o situaciones peculiares que ha recogido, ayudado de medios audiovisuales. Y luego, tras enunciar alguna pregunta… espera que el proceso de debate se vaya desarrollando. En todo momento, el profesor actúa como un mero “organizador”, coordinando y moderando el diálogo, pero nunca expresando su opinión al respecto. Los primeros minutos, silenciosos, poco participativos, pronto dan paso a un diálogo activo (a veces incluso demasiado), en el que la experiencia va desarrollándose de forma libre, desembocando en cada grupo en momentos sumamente estimulantes como docentes. En todo este proceso conviene recordar que el propósito principal de una asignatura de ética no debe ser la transmisión de información objetiva en sí, conllevando un proceso de aprendizaje diferente al de otros campos (Magalhães-Sant’Ana et al., 2009), algo a lo que el docente no puede ser ajeno. Conclusiones En definitiva, con esta actividad buscamos abrir un canal de diálogo activo entre el grupo de alumnos. Y en este sentido, confirmamos nuestra buena impresión con esta práctica, más si cabe cuando, tras casi tres horas de “arduo” debate, es raro el grupo que no dice que “por ellos, seguirían un par de horas más debatiendo”. ¿Puede haber algo más estimulante?. Referencias De Graaf G (2005). Veterinarians’ discourses on animals and clients. Journal of Agricultural and Environmental Ethics, 18: 557-578. Magalhães-Sant’Ana M, Baptista CS, Olsson A, Millaar K, Sandøe P (2009). Teaching animal ethics to veterinary students in Europe: examining aims and methods. En: Ethical futures: bioscience and food horizons (Eds. Millar K, Pru West H, Nerlich B), pp. 197-202. Wageningen, Academic Publishers.
Publicado
2019-06-14