Percepción de la utilidad de un simulador inanimado para la enseñanza de la ecografía de las vías urinarias en el perro

  • Carlos Cesar Perez Garci­a Universidad de León
Palabras clave: Modelo inanimado; simulador; ecografía; habilidades clínicas

Resumen

Introducción La normativa que regula en nuestro país la utilización de animales con fines científicos, incluida la docencia (Real Decreto 53/2013) señala que, en la medida de lo posible, se debe emplear el menor número de animales y, por ello, la utilización de simuladores ha experimentado un considerable incremento en diferentes asignaturas de los estudios de veterinaria. Hace ya algún tiempo que, en la asignatura de Patología Médica 1, los estudiantes de nuestra Facultad reciben una práctica en la que cada módulo de estudiantes, de unos 10 alumnos, dispone de varios “fantomas” elaborados de manera artesanal por el profesorado utilizando como base una gelatina comercial, para, con un ecógrafo, aprender a reconocer algunas estructuras equivalentes a las que conforman el aparato urinario de un perro (una vejiga con contenido líquido, una vejiga con cálculos, un cálculo en una estructura tuboide, algunas masas de diferentes formas…). La práctica dura 2 horas y se introduce con unos minutos de explicación (muy resumida) de las características del equipo necesarias para ubicar los objetos y parar las imágenes (pues cada alumno explica a los compañeros lo que ve o lo que cree ver). El objetivo de este trabajo fue evaluar la percepción que tienen los alumnos de la utilidad de este tipo de práctica de cara a la adquisición de habilidades clínicas. Métodos Hemos elaborado una breve y simple encuesta con varias preguntas que se presentan junto con los resultados. Con el fin de evaluar el recuerdo de la percepción de lo realizado (y limitar el efecto de la novedad) hemos decidido no preguntar a los alumnos de la asignatura en la que se imparte la práctica sino a los de otra, pero que cursaron aquella asignatura en el cuatrimestre anterior. De esta manera, además, se dejaba claro a los participantes que contestar al cuestionario no tenía efecto positivo (ni negativo) sobre la evaluación de la asignatura sobre la que opinaban. Resultados y discusión De los 58 alumnos que habían realizado la práctica, respondieron al cuestionario 46, pero dos de ellos tuvieron que ser eliminados por incoherencias, por lo que hemos trabajado con 44 cuestionarios (75,9 % de los posibles). Las respuestas indicaron que la mayoría de los alumnos no habían utilizado “fantomas” hasta entonces (81,8 %). La casi totalidad encontró útil la práctica (el 61,4 % muy útil y el 36,4 % bastante útil) y la mitad de los que contestaron (22) creen que debería incrementarse su duración. La mayoría (86,4 %) cree que debería ir seguida de una práctica en un perro, y 20 alumnos declararon que, estando ellos presentes, se podría usar su perro; sin embargo, cuando les preguntamos ¿cuántas personas de su entorno tienen un perro que “aguante”, moviéndose poco, la duración de esta práctica y “soporte” que los alumnos de un módulo trabajen con él, solo 17 conocen a alguien. El 79,5 % creen que el número de alumnos del módulo de prácticas es excesivo y casi todos (32 de 35) proponen reducirlo a 5 (más menos uno). Estos datos refuerzan el empleo de simuladores, tanto los de baja fidelidad como los comerciales (Castillo et al., 2015; Galán et al., 2016; Pineda et al., 2016), los primeros normalmente elaborados de manera artesana por los propios profesores y los segundos muy limitados por el precio y por la escasa oferta disponible (en ocasiones se trata de un auténtico “monopolio”). Conclusión El grado de satisfacción de los alumnos con el “fantoma” que utilizamos es alto e induce a pensar que puede ser muy útil para incrementar las destrezas clínicas, de manera que, de cara al futuro, parece conveniente evaluar si las habilidades adquiridas se corresponden con una mejora del aprendizaje. Referencias Real Decreto 53/2013, de 1 de febrero, por el que se establecen las normas básicas aplicables para la protección de los animales utilizados en experimentación y otros fines científicos, incluyendo la docencia. Boletín Oficial del Estado nº 34, de 8 de febrero de 2013:11370-11421. Castillo, C.; Abuelo, A.; Benedito, J.L.; Chapel, J.M.; Hernández, J. (2015). Aprender a ver con las manos: Introducción de simuladores de baja fidelidad en la docencia de Propedéutica Clínica: La palpación. En: Sotillo Mesanza J, Gutiérrez Montes AM, Tecles Vicente F. II Congreso VetDoc de Docencia Veterinaria. Murcia, España, pp. 46-47. Galán A, Martínez C, Pineda C, López I, Muñoz P, Raya A, Martín-Suárez EM (2016). Resultados docentes del empleo de maniquíes y simuladores para la realización de procedimientos clínicos en la asignatura de Propedéutica Clínica. VetDoc Revista de Docencia Veterinaria, 1 (1): 81-82. Pineda, C.; Galán, A.; Aguilera-Tejero, E.; López, I. (2016). Desarrollo de un modelo inanimado para la realización de la técnica de cistocentesis guiada por ecografía en la asignatura Propedéutica Clínica. VetDoc Revista de Docencia Veterinaria, 1 (1): 51-52. Palabras clave: modelo inanimado; simulador; ecografía; habilidades clínicas.
Publicado
2022-06-05