Cambiando los roles: clases invertidas en las prácticas de anatomía

  • Olga Gómez Roda Universidad CEU Cardenal Herrera
  • Deborah Chicharro Alcántara
  • María Dolores García Manzanares
  • Miriam Juárez Cuevas
  • Clara Llamazares Martin
  • Enrique Soriano Portas
  • José Terrado Vicente
Palabras clave: Educación, entre pares, gamificación, material multimedia, anatomía veterinaria.

Resumen

La metodología de clase invertida se caracteriza por un cambio en los papeles en el aula: los estudiantes pasan a ser los protagonistas de su aprendizaje asumiendo un rol activo y los docentes actúan como guías del aprendizaje (Mazur, 1997) (Moraros et al, 2015).  En este trabajo mostramos la aplicación del aula invertida en las prácticas de anatomía de 1º del Grado en Veterinaria en el curso 2020-21, usando como base material multimedia que los alumnos debían de trabajar previamente. Además, incluimos algunos aspectos de aprendizaje colaborativo entre los estudiantes y un pequeño juego con el fin de facilitar y mejorar su aprendizaje (Francis, 2017).  Para el desarrollo de las prácticas, los estudiantes tuvieron que preparar las sesiones antes de acudir al aula con el material multimedia que se les proporcionó y realizar una prueba de autoevaluación de 5 preguntas por la intranet. El desarrollo de las sesiones consistió en el trabajo autónomo de los alumnos, organizados en grupos de 3-4 estudiantes, para reconocer las estructuras anatómicas previamente estudiadas, actuando el profesor como como guía, animador y facilitador del aprendizaje.  Antes de finalizar las prácticas los alumnos pudieron valorar su aprendizaje mediante un juego de cartas en las que figuran diversas preguntas relacionadas con la actividad.  La valoración por parte del alumnado de esta organización de las prácticas fue muy positiva. Una encuesta de satisfacción fue completada por el 56% del alumnado y sus resultados muestran que la mayoría estuvieron de acuerdo o muy de acuerdo en que este tipo de organización había sido estimulante (88%), aumentado su motivación (82%), ayudado a preparar el examen práctico (84%) y aumentado su interés por la materia (95%). La valoración por parte del equipo docente fue también positiva.  Por otra parte, al comparar los resultados obtenidos por los estudiantes en los exámenes prácticos del curso 20-21 con los del 18-19 (último realizado con enseñanza “convencional” en la que el profesor explicaba la práctica antes del trabajo del alumno), se observó una mejora significativa en la nota numérica de los alumnos del curso 2020-21 en el examen correspondiente al primer semestre (7,0 +/- 2,2 vs 6,2 +/- 2,6). En el examen del segundo semestre se apreció un ligero incremento (7,2 +/- 1,9 vs 7,1 +/- 2,0) aunque no fue estadísticamente significativo al nivel 0,05.   En conclusión, la aplicación en las prácticas de anatomía de metodologías activas, que incluyen mecanismos de aula invertida, aprendizaje colaborativo y gamificación es percibida positivamente por los estudiantes y tiene, además, efectos positivos en las calificaciones que estos obtienen.  Es cierto que estos estudiantes no pudieron comparar esta organización con la que había previamente y que la comparación de las medias de los exámenes ha de tomarse con cautela, pues son grupos de individuos distintos en distintos años. Sin embargo, la valoración positiva de la actividad por los alumnos, unida a la del profesorado y a la obtención de buenos resultados académicos, confirma los aspectos positivos de este tipo de actividades en la docencia práctica de la anatomía. 
Publicado
2022-06-05