Usando la investigación como incentivo (aprendizaje basado en problemas) en la enseñanza desde primer curso

Palabras clave: Parásitos; ABP; Aprendizaje; Enseñanza atractiva

Resumen

El área de conocimientos de Parasitología comienza en el segundo año del Grado en Veterinaria, pero, desde el primer curso, y gracias a las prácticas de otras materias como es el caso de la Biología, siempre con la activa implicación de sus profesores, es posible acercar a los recién llegados a conocer las rutas de algunos parásitos presentes en nuestro entorno más cercano. En la asignatura de Parasitología, a partir del segundo año, algunos de los parásitos detectados son estudiados más en profundidad, con lo que la epidemiología, sinónimo de ciclo externo del parásito y conceptos básicos tales como los de Hospedador definitivo, intermediario o accidental, sin olvidar a los hospedadores paraténicos o de transporte, pasan a formar parte de su vocabulario. Ya en tercer año, el estudio de la Patogenia de la enfermedad parasitaria, muy ligada al ciclo endógeno del parásito y los mecanismos de acción patógena, acaban mostrando distintos síntomas y lesiones de las principales especies objeto de estudio. Los participantes o unidades objeto de estudio son los estudiantes que acceden al Grado en Veterinaria, desde el primer año. Esta dinámica de estudio, cuando conseguimos integrarla en problemas cercanos y, sobre todo reales de nuestro medio ambiente, anima al estudio de las asignaturas del área y las hace más atractivas al conocer la presencia de especies parásitas en especies como los gatos asilvestrados, las aves salvajes, o especies invasoras como serpientes y hurones. Todo ello sin olvidar estudiar las principales especies parásitas presentes en las especies de peces comerciales que componen nuestra cesta de la compra. Esta manera de mostrar los parásitos les anima, en muchas ocasiones, a elegir este tipo de estudios como trabajo de fin de grado, lo cual supone una bocanada de aire fresco para el profesor/investigador, especialmente en aquellos que, tras años de docencia con recortes en investigación estaban empezando a desmotivarse en su carrera académica. Para llevar a cabo este trabajo motivacional es fundamental la información, especialmente de los problemas reales, animándoles a la búsqueda de parásitos incluso cuando ni siquiera saben de qué especies se trata, por el simple hecho de ver como aparecen diseminados por distintas zonas de los cadáveres objeto de estudio por otros motivos, y sembrando la semilla para que se planteen conocerlos cuando se acerquen a la materia en el segundo año. El objetivo es despertar su interés en conocer especies que, en muchos casos, pueden constituir un problema de salud pública. PROCEDIMIENTO Se requería de un cambio en el enfoque docente, necesario para fomentar la colaboración e interés de los estudiantes en esta materia. Y se ha utilizado el aprendizaje basado en aptitudes prácticas, motivados por problemas ecológicos importantes como son las especies invasoras y los posibles patógenos que éstas pueden diseminar en el medio natural, especialmente en el entorno cercano. Los estudiantes colaboraron en labores de investigación tales como la disección de animales, toma de muestras y procesado de las mismas e identificación de las especies parásitas presentes con las técnicas y claves recomendadas, aplicando el conocimiento adquirido tras la teoría impartida. Estas implicaciones derivan en competencias hacia la investigación.
Publicado
2022-06-05